Así es la vida actual Clive Arrindell, el famoso “calvo de la Lotería” que no encontró la suerte

Anuncios

Todavía sufre las secuelas de un importante drama familiar.

La Navidad es una época de tradiciones, de rituales que se repiten año tras año y que marcan el inicio de las fiestas. Para algunos, la señal de que ha llegado el momento de celebrar es degustar el primer polvorón del año, ese dulce típico que se deshace en la boca y que llena de sabor los hogares. Para otros, la Navidad no comienza hasta que se decora el árbol con sus adornos de colores, sus luces y su estrella, y se coloca en un lugar visible del salón. Y hay quienes, durante siete años, asociaron el inicio de estas fechas con la aparición de un personaje muy especial en la pequeña pantalla: el ‘calvo de la Lotería’.

Anuncios

Se trata de Clive Arrindell, un actor nacido en Trinidad y Tobago que se convirtió en el rostro de la Lotería de Navidad entre 1998 y 2005. Con su elegante traje, su sonrisa y su mirada penetrante, este hombre repartía ilusión y esperanza a los españoles que soñaban con el Gordo del 22 de diciembre.

Su imagen, acompañada de la música de ‘Doctor Zhivago’, se grabó en la memoria colectiva de todo un país que le adoptó como un símbolo navideño. Pero, ¿qué fue de él después de que dejara de ser el ‘calvo de la Lotería’? ¿Qué ha hecho en estos 18 años que han pasado desde que se despidió de los espectadores?

Anuncios

El regreso del ‘calvo de la Lotería’, el hombre que repartió suerte y desapareció.

Clive Arrindell tiene una larga trayectoria como actor, tanto en el teatro como en la televisión y el cine. Nacido en 1950, se mudó a Londres con su familia cuando tenía 9 años y allí se formó como intérprete. Participó en 24 obras de Shakespeare y en varias series y películas para la televisión británica, como ‘Centre Play’, ‘Cover’, ‘El ejército secreto’ o ‘The Scarlet and the Black’. También hizo publicidad para marcas como Coca-Cola, Renault o British Airways.

Anuncios

Su gran oportunidad le llegó en 1998, cuando Loterías y Apuestas del Estado le ofreció ser la imagen de su campaña de Navidad. Clive Arrindell aceptó sin imaginar el éxito que tendría su personaje, que se convirtió en un icono popular. Durante siete años, viajó cada noviembre a España para rodar el anuncio, algo que le encantaba y que le permitió conocer el país y su cultura. Sin embargo, su fama como el ‘calvo de la Lotería’ también le trajo algunos inconvenientes, como perder otros trabajos en el teatro por tener que ausentarse una semana o que su imagen eclipsara a la marca que representaba.

Anuncios

Por eso, en 2005, tanto él como Loterías y Apuestas del Estado decidieron poner fin a su colaboración. Clive Arrindell se despidió de los españoles con un emotivo anuncio en el que decía: “Gracias por hacerme tan feliz”. A partir de entonces, su presencia en los medios se redujo considerablemente.

Anuncios

Solo volvió a aparecer en algunos cortometrajes y en un pequeño papel en la serie ‘The Crown’, donde interpretó al obispo de Canterbury. Además, tuvo que afrontar la pérdida de sus padres y de dos de sus sobrinos, que murieron jóvenes por enfermedades mentales.

Anuncios

Pero Clive Arrindell no se rindió y siguió buscando oportunidades para volver a actuar. Y en 2019, la Navidad le trajo un regalo inesperado: la empresa Pescanova le contrató para protagonizar su anuncio, en el que volvía a repartir suerte, esta vez con una barra de pan bajo el brazo. El actor se mostró muy agradecido por esta oportunidad y por el cariño que le demostraron los españoles, que le recordaban con nostalgia y afecto. Así, el ‘calvo de la Lotería’ volvió a ser el centro de atención y a recuperar la ilusión por su profesión.

Clive Arrindell tiene ahora 73 años y vive en Londres, donde sigue practicando el budismo, su religión desde hace décadas. Aunque no sabe si volverá a España, se siente muy unido al país que le dio la fama y le desea lo mejor. “Espero que la suerte os acompañe siempre”, dice con una sonrisa.