Lo cambia todo: Un nuevo informe del móvil de Carcaño pone en el mapa el paradero de Marta del Castillo

El informe pericial del móvil de Carcaño revela nuevos datos sobre el caso Marta del Castillo

Miguel Carcaño, el autor confeso del asesinato de Marta del Castillo, ocultó información en su teléfono móvil que podría ser clave para esclarecer el caso. Así lo ha revelado el informe pericial encargado por el Juzgado de Instrucción número cuatro de Sevilla, que ha analizado los datos del dispositivo y ha encontrado posicionamientos y mensajes que no habían sido incluidos en la investigación.

El padre de la víctima, Antonio del Castillo, ha informado a través de la red social X de la entrega del informe, que ha sido realizado por un perito independiente. Según ha explicado, el estudio ha sacado a la luz “todo lo que se ha podido”, pese a los “inconvenientes” que ha puesto el juez instructor, Álvaro Martín.

El juez limita el alcance de la prueba pericial

La familia de Marta del Castillo ha mostrado su descontento con la decisión del juez de limitar el alcance de la prueba pericial a un solo teléfono, el de Carcaño. El magistrado se retractó de su orden inicial de incluir también los móviles de los otros implicados en el caso: el hermano de Carcaño, Francisco Javier Delgado; la novia de este, María García Mendaro; el amigo de Carcaño, Samuel Benítez; y Francisco Javier García, alias “El Cuco”.

El juez argumentó que el objetivo de esta prueba era “la comprobación, si ello fuese posible, del lugar en el que se encuentra el cuerpo de la víctima, única razón del mantenimiento de la presente pieza, sin que a través de ella pueda alcanzarse a una revisión de lo ya enjuiciado, ni a la ampliación de la instrucción”.

El único condenado por el crimen, Miguel Carcaño

Marta del Castillo fue asesinada en enero de 2009 en Sevilla y su cuerpo nunca fue encontrado. Por este crimen, solo fue condenado Miguel Carcaño, a 21 años y tres meses de prisión, mientras que el resto de los acusados fueron absueltos. El Cuco, que era menor de edad cuando ocurrieron los hechos, fue condenado a tres años de internamiento por encubrimiento, y posteriormente a dos años de cárcel por falso testimonio, junto con su madre.